skip to Main Content

Lo que no sabías sobre los mecanismos para marcar entrada y salida del trabajo

Marcar entrada y salida del trabajo ha sido la prioridad de los empleadores desde el siglo XIX. Para ello se han empleado diversos dispositivos, aparatos y objetos que hoy en día podemos encontrar exhibidos en los museos.

En cualquier área de trabajo; el reloj para calcular horas es un elemento indispensable para rendir cuentas sobre los tiempos de trabajo de cada empleado.

Probablemente, la lista de mecanismos en la evolución del reloj para marcar entrada y salida es muy extensa. Sin embargo, en este artículo hacemos un recorrido desde los primeros relojes de marcar asistencia que son mecánicos; pasando por el uso de las tarjetas digitales y los relojes biométricos; hasta llegar a las apps que funcionan directamente desde tu móvil hoy en día.

El Reloj laboral

Existen distintos métodos para Marcar entrada y salida del trabajo. Las alternativas van desde relojes para marcar entrada y salida manuales y automáticos; hojas de papel u hojas de cálculo en Excel; uso de tarjetas electromagnéticas y lectores biométricos; hasta las aplicaciones en los dispositivos móviles.

El más antiguo es el reloj marcador de horario de trabajo, una máquina manual que se utiliza para registrar el inicio y fin de la jornada laboral de los trabajadores de una empresa.

Los primeros relojes usados para marcar entrada y salida del trabajo

El reloj para marcar asistencia es un producto generado por la era de la industrialización. Fue inventado durante la segunda mitad del siglo XIX; y servía para registrar la entrada y salida de los empleados de las primeras industrias tales como: mineros, obreros de la construcción, conductores de tren, etc.

A la hora de la entrada el reloj registrador de fichajes del personal imprimía la hora exacta en una tarjeta de cartón asignada a cada empleado; y lo hacía de nuevo a la hora de salida. Así se podía llevar un control de horario de entrada y salida de empleados.

Funcionaban manualmente. Cada trabajador colocaba la tarjeta en una ranura y hacía la marcación al accionar una palanca. La fecha y la hora eran marcadas donde correspondía. Su mayor desventaja es que un empleado podía marcar por otro sin dificultad.

La tarea de recabar toda la información para controlar la jornada laboral de lo empleados era ardua y tediosa; porque asimismo; se llevaba un conteo manual para llevar el control de las horas trabajadas.

Luego, la complejización de las relaciones laborales propició su implementación en empresas, bancos y oficinas del sector público. A pesar de los alcances de la era digital; disponible para casi todos; aún hoy en día se pueden ver muchos de estos ejemplares en las entradas de algunas oficinas; donde solían ubicarse para estar al alcance y a la vista de todos.

La generación de la automatización

Los mecanismos para marcar entrada y salida del trabajo automáticamente registran electrónicamente los datos de los trabajadores; a través de un teclado en una plataforma interactiva; o mediante el uso de tarjetas inteligentes, que tienen chips o bandas magnéticas incorporadas para ser leídas por tarjeteros para trabajadores.

El trabajador solo debe acercar la tarjeta asignada al lector del reloj de tarjetas, para registrar su asistencia; y al instante el sistema hace el registro enviando la hora y fecha exacta a la base de datos del reloj tarjetero para fichar.

Aunque posee mayor tecnología en comparación con el reloj de fichar manual, aún puede ser vulnerado; ya que es posible que cualquier empleado marque asistencia con cualquier tarjeta.

Sin embargo; en las oficinas de Recursos Humanos hoy en día apenas se dedica tiempo a recabar y procesar la información para llevar el control de asistencia de los empleados.

La generación informática

Al Marcar entrada y salida del trabajo, cada empleado hace su parte en el control de asistencia; el resto lo hacen las máquinas por nosotros. Esto sólo ha sido posible en la cuarta revolución industrial, la era digital o la época informática.

Sin importar el nombre que se le dé; es innegable que los enormes avances tecnológicos de nuestros días nos brindan seguridad en la gestión de negocios; así como nos facilitan la ejecución de tareas rutinarias que hoy pueden ser delegadas a las máquinas.

El reloj digital para marcar entradas y salidas con mayores avances tecnológicos, es el que funciona con biometría; es decir, que se basa en el reconocimiento de la fisiología humana. Éste tipo de reloj ofrece a sus usuarios una certeza del cien por ciento en cada uno de los registros que realicen los empleados. No hay forma de cometer fraude.

Relojes Biométricos

Estos relojes para fichar resultan muy confiables y seguros. Los más comunes son los de reconocimiento dactilar y facial. Pero existen otros más complejos, como aquellos que son capaces de reconocer el patrón de venas en la mano de una persona; o hacer un registro de la retina.

Reconocimiento de huella dactilar para marcar entrada y salida del trabajo

La máquina de fichar huella dactilar funciona al realizar un escaneo de los puntos característicos que posee el individuo en su dedo; que son detectados cada vez que pasa el dedo por el sensor del reloj de asistencia de personal. Esos rasgos que aparecen a lo largo de nuestra vida, y varían muy poco.

Evidentemente, el registro de la huella no se extravía como podría perderse una tarjeta de acceso. El único inconveniente que puede presentar es no poder analizar correctamente la huella dactilar; en casos de uso de guantes o por el daño a algún dedo; o si los trabajadores llevan las manos sucias de polvo, líquidos u otros.

¿Cómo funciona el reconocimiento facial al marcar entrada y salida del trabajo?

El reconocimiento facial consiste en identificar personas mediante un conjunto de datos cifrados; sobre una representación de puntos claves característicos de sus rostros; que identifican automáticamente a una persona es una plantilla biométrica que se cruza con una base de datos.

Ésta es la opción preferida en industrias y empresas que requieren un máximo nivel de higiene. Evita totalmente la necesidad de contacto físico, por lo que su uso también es recomendable en época de frío.

La forma más extendida de usar el reloj biométrico para el control de personal es el control de acceso. Durante el proceso de reconocimiento facial, el sistema actúa de forma automática; el individuo no debe hacer nada, sólo esperar a ser reconocido. La captación funciona con distintos tipos de cámara como las de móviles, tabletas, cámara web, entre otras.

Aplicaciones digitales que combinan diversas tecnologías

Finalmente, el reloj de entrada y salida del personal llegó a estar en nuestras manos, y lo llevamos a donde quiera que vamos. Pues se trata de las aplicaciones que usamos en nuestros dispositivos móviles personales. Hoy en día, ni los empresarios ni los empleados necesitan hacer mucho esfuerzo para marcar entrada y salida del trabajo.

XmartClock es una app que combina la biometría de reconocimiento facial y geolocalización para corroborar la identidad y ubicación de un trabajador en tiempo real. Con una selfie posibilita el seguimiento a distancia de la ubicación y controlar el tiempo de trabajo de los empleados.

Nuestra app reloj laboral ya es utilizada por más de 100 empresas en América y Europa. Funciona muy bien en empresas que tienen muchas sucursales y pocos funcionarios; para la cuales el costo de implementación de sistemas como lectores de tarjeta o de huella dactilar es muy alto. La precisión del reconocimiento facial nos garantiza reducir las posibilidades de error a prácticamente cero.

Le invitamos a hacer una prueba de nuestro servicio gratis por un mes. Después podrá tomar la decisión que lleve a su empresa a otro nivel.

Back To Top